Noticias

Tortícolis muscular congénita

Cuando hablamos de tortícolis muscular congénita (TMC), también denominado fibromatosis colli, hablamos de una condición patológica que se determina por cambios funcionales y morfológicos a nivel del esternocleidomastoideo (ECOM) y cuya incidencia está entre un 0.08% y 0.4% de los recién nacidos.

Se caracteriza por la presencia de una masa tumoral benigna, que puede ser dolorosa, y por una inclinación de la cabeza hacia el lado afectado. La evolución clínica es normalmente benigna tanto de la masa como de la inclinación lateral, aunque puede dejar secuelas permanentes.

En muchas ocasiones el origen es desconocido. Algunas de las posibles causas son: mala posición de la cabeza en el útero, traumatismo del músculo esternocleidomastoideo, infección muscular, alteraciones vasculares o síndrome compartimental.

En cuanto al tratamiento está orientado a un trabajo conjunto de los padres y el fisioterapeuta mediante la realización de un programa compuesto por un tratamiento postural y tratamiento de fisioterapia.

Tratamiento postural:

  • Postura del bebé orientada hacia la posición normal de la cabeza y del cuello de forma progresiva mientras come y duerme.
  • Adaptación del entorno para estimular al bebé hacia la postura correcta.
  • Los estímulos sonoros y luminosos deben estar en el lado hacia el que queremos que el bebé gire.
  • Cambiar regularmente la posición del niño evitando posturas incorrectas que empeoren el tortícolis.
  • Colocar al bebé boca abajo cuando esté despierto y vigilado.

Tratamiento de fisioterapia:

El tratamiento fisioterápico consta de tres fases; fase preparatoria, fase de movilización pasiva y fase de estimulación. En la primera fase o fase preparatoria en la que intentaremos que el niño esté relajado y tranquilo mediante movimientos de bamboleo y lateralización, además añadimos maniobras de masoterapia con la intención de bajar el tono muscular.

La segunda fase o fase de movilización pasiva está compuesta por una serie de ejercicios de estiramiento de cuello los cuales se acompañan de amasamiento del esternocleidomastoideo con el objeto de elongar las fibras musculares del mismo.

En la tercera y última fase o fase de estimulación trataremos de conseguir el movimiento activo del niño.


Uso de cookies

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para analizar la navegación de los usuarios. Si sigues navegando, entendemos que estás de acuerdo con su uso. Más información.

ACEPTAR
Aviso de cookies