Noticias

Osteopatía dinámica de pubis

La osteopatía dinámica de pubis es una lesión común en los deportistas, especialmente entre los futbolistas. Esta pubalgia está muy relacionada con las descompensaciones musculares que provocan un aumento de tensión en la sínfisis púbica y la inserción de los aductores.

Las causas de la osteopatía de pubis son mecánicas, ya que durante la marcha existe un continuo movimiento de esta articulación provocado por los músculos que se insertan próximos a la sínfisis púbica, como son los isquiotibiales y el recto abdominal.

El síntoma principal es la aparición de dolor en zona inguinal o la parte baja del abdomen, que se agudiza con el paso de los días y se irradia hacia el músculo. Al principio durante el entrenamiento y después incluso en reposo.

El tratamiento de esta patología ira orientado en dos sentidos, por un lado, el tratamiento sintomático del dolor y la inflamación, y por otro lado intentar equilibrar las descompensaciones musculares.

Para el tratamiento de los síntomas poseemos distintas técnicas y herramientas fisioterapéuticas como son: la terapia manual, el ultrasonido, electroterapia o la realización de estiramientos de la musculatura implicada. El tratamiento sintomático de esta lesión solo tendrá sentido si además actuamos sobre las descompensaciones musculares que provocan la tensión sobre la sínfisis púbica y la inserción de los aductores, especialmente los isquiotibiales los cuales pueden provocar una alteración biomecánica en la pelvis provocada por una tensión excesiva de los mismos.

Esta lesión es bastante invalidante para el deportista y se aconseja ir al especialista al observar los primeros síntomas, además es conveniente parar el entrenamiento y descansar de la práctica deportiva unos días junto con la aplicación de hielo local.

Por supuesto el mejor tratamiento es la prevención, antes de la actividad física debemos calentar los músculos de las extremidades inferiores, utilizar zapatillas adecuadas, aumentar la intensidad del entrenamiento de manera progresiva y dejar de ejercitarnos si sentimos dolor o presión en la ingle.