Noticias

Calcificación del supraespinoso

Calcificación del supraespinoso. ¿Qué es y cómo tratarlo?

La calcificación es una patología que afecta a cualquier tendón del cuerpo, sin embargo, a nivel del hombro y más específicamente en el tendón del músculo supraespinoso es donde nos encontramos con una mayor frecuencia de aparición.

La calcificación es un deposito de fosfato cálcico que se infiltra entre las fibras del tendón a nivel insercional.

Cuando nos encontramos con esta calcificación a nivel del músculo supraespinoso el paciente se suele presentar en consulta con dolor intenso en el hombro, sobre todo al coger objetos pesados o mover el hombro por encima de la cabeza, aunque a veces nos encontramos con un paciente asintomático.

El paciente debido al dolor siente la necesidad de mantener el hombro inmovilizado lo que hace que con frecuencia aparezca en consulta con el agravante de una capsulitis retráctil de hombro lo que nos va a variar la perspectiva del tratamiento.

El tratamiento médico va a consistir principalmente en la administración de medicamentos como son los analgésicos o los AINES (medicamentos antiinflamatorios no esteroideos) y en los casos más graves se suelen indicar infiltraciones en el tendón.

Otras indicaciones médicas van orientadas a limitar el movimiento del hombro, aunque estas medidas se recomiendan ser limitadas en el tiempo ya que esta inmovilización nos puede traer consecuencias indeseadas.

El tratamiento de fisioterapia va a tener un potente efecto sobre la calcificación, tanto a nivel del tratamiento de los síntomas como de prevención del desarrollo del la capsulitis retractil.

Para ello es importante mantener la articulación del hombro con un rango de movimiento normalizado mediante ejercicios terapéuticos que nos va a mantener el tendón y demás estructuras de la zona flexibles y con un aporte del flujo sanguíneo adecuado.

En cuanto al tratamiento de los síntomas provocados por la calcificación desde la fisioterapia poseemos un arsenal terapéutico abundante con el que tratar de mitigar esta clínica, entre ellos nos encontramos con: Magnetoterapia, crioterapia, electroanalgesia, ondas de choque, ultrasonidos o la terapia manual.