Noticias

beneficios fisioterapia en pacientes con ela

Los beneficios de la fisioterapia en pacientes con ELA

La E.L.A. es una enfermedad degenerativa que afecta al sistema nervioso central y más concretamente a las motoneuronas superiores, inferiores y bulbares. La degeneración va a ser progresiva y terminara en la muerte de estas neuronas. La persona va perdiendo progresivamente la habilidad de controlar los movimientos voluntarios. Los músculos se van a ir debilitando poco a poco, perdiendo su funcionalidad.

Este proceso degenerativo va a afectar a la musculatura respiratoria con lo cual se afectará gravemente la capacidad respiratoria del individuo, siendo la insuficiencia respiratoria una de las principales causas de muerte de estos pacientes.

Síntomas pacientes con ELA

Los síntomas van a variar según la motoneurona afectada:

  • Espasticidad muscular, mayor en miembros inferiores (motoneurona superior)
  • Debilidad muscular leve (motoneurona superior) o grave (motoneurona inferior)
  • Disartria (afectación bulbar)
  • Atrofia muscular leve (motoneurona superior) o grave (motoneurona inferior)
  • Hipotonía y flacidez (motoneurona inferior)
  • Perdida de destreza (motoneurona superior)
  • Disfagia y alteración de la fonación (afectación bulbar)

Tratamiento de fisioterapia en pacientes con ELA

 El tratamiento fisioterapéutico de esta enfermedad va a ser diferente en función de la afectación y el estado que presente el paciente:

  • Realización de movilizaciones articulares para mantener el recorrido articular con el objetivo de prevenir rigideces y deformidades además de mantener el tono muscular tanto tiempo como sea posible.
  • Hidroterapia: La hidroterapia nos va a ayudar a conseguir mayor rango de movimiento articular, mejora la realización de ejercicios de movilidad y fuerza, además potencia la analgesia, mejora el estado psicológico del paciente y produce relajación muscular.
  • Adaptación mediante aparatos diseñados para cada paciente con el objetivo de que este alcance el mayor grado de independencia posible en la realización de tareas cotidianas como pueden ser la marcha, la higiene o la alimentación.
  • Fisioterapia respiratoria para evitar infecciones, aparición de flemas e intentar retrasar en lo posible la ventilación asistida.